Historia de nuestros buques


Con este nuevo artículo, el equipo de Brittany Ferries quiere compartir con vosotros un poco de nuestra historia. 

Nos gustaría que todos retrocediéramos en el tiempo y nos acercáramos a nuestros orígenes para descubrir como esos primeros barcos consiguieron hacer de Brittany Ferries, una las compañías líderes en el transporte marítimo a nivel europeo, tanto de pasajeros como vehículos de carga.

Durante todos estos años nuestra compañía ha ido adaptándose a las necesidades y demandas de los clientes, viéndose reflejado también en la constante renovación de la flota que hemos realizado durante estos 45 años de vida. El objetivo siempre ha estado claro, aportar lo mejor para nuestros clientes y que estos se sientan como en casa cuando viajan en nuestros ferries.

Por ello, a través de estas líneas, queremos hacer un pequeño homenaje a los principales barcos que a lo largo de nuestra historia nos han ayudado a crear nuestra tan preciada reputación.


Nuestro primer buque, el Kerisnel

Tras la fundación de la compañía en 1972 se procedió a la adquisición del primero de nuestros buques, Kerisnel. Con apenas 99 metros de largo y un total de 12 camarotes, realiza su primera travesía el 2 de enero de 1973, zarpando del puerto de Roscoff con tan solo 3 camiones y 1 coche a bordo, hecho que no impidió  que durante su primer año llegase a transportar más de 6000 pasajeros.


Rápidamente se produjo una gran interés y demanda por la utilización de nuestros servicios lo que obligó a sustituir a nuestro querido Kérisnel, por un barco con mayor capacidad, el Penn ar Bed cuyo primer trayecto lo realizó a principios de 1974 con una ocupación máxima para 250 pasajeros y 235 vehículos en garaje, capacidad aún bastante limitada para la demanda en constante crecimiento por parte de nuestros pasajeros.

Pero sin duda, esto seria solo el principio de nuestra aventura, ya que ante los magníficos resultados obtenidos, Brittany Ferries se vio “obligada” a abrir nuevas rutas, ampliando a su vez la flota.


La llegada del "Armorique I"

Con la llegada del Armorique I, un barco con mejores posibilidades de navegación y capacidad para 700 pasajeros y 170 vehículos en garaje, se abre la posibilidad de unir dos países separados por un bravo mar, creándose la ruta  Plymouth – Santander cuya primera travesía se realizó el 17 de abril de 1978.

Con esta nueva ruta la compañía consigue realizar el trayecto en tan solo 23 hora y los pasajeros permanecerían solamente una noche a bordo. Este barco formó parte de la flota de Brittany Ferries desde 1976 hasta 1992, vendiéndose a otra naviera en Diciembre de 1993.

El Armorique I seria el predecesor de nuestros actuales ferries estilo crucero, ya que a bordo nuestros pasajeros podían disfrutar de una amplia oferta de restauración, una sala de cine, una boutique o elegir entre diferentes opciones de acomodación.

Con la ampliación de nuestras rutas a España y anteriormente a Irlanda, la compañía amplió nuevamente su flota con buques como el Price of Brittany o el Quiberón.

En la siguiente foto podemos ver al "Armorique I" entrando a puerto.


El cambio del Quiberón 

El buque Quiberón, con casi 130 metros de largo y con capacidad para 1302 pasajeros, 260 coches y 280 camarotes, seria el encargado de sustituir al Armorique I, barco algo más pequeño y menos confortable, en las rutas a España y a Irlanda.

Otros barcos como el Duchesse Anne pasarían a formar parte de nuestra flota, proporcionando momentos mágicos a nuestros pasajeros en cada una de sus travesías, pero no fue hasta 1989 cuando Brittany Ferries encargó la construcción del que iba a ser el buque más grande hasta el momento de la flota, el Bretagne.

En la foto podemos ver al Quiberón entrando en el puerto de Santander y atracado frente la Estación Marítima.


El Bretagne y la era de los super-ferries 

Con más de 152 metros de largo, el Bretagne es capaz de transportar 2056 pasajeros y 570 coches. Su diseño, mucho más lujoso que sus predecesores, proporciona un mayor confort a los pasajeros. Fue presentado el 16 de julio de 1989 en el servicio de Plymouth – Santander y rápidamente se convirtió en el buque más popular de la compañía.

Con el Bretagne, un símbolo en la historia de nuestra compañía, empezó la era de los super-ferries. En 1992 la compañía presentó el buque Normandie. Tan lujoso como el Bretagne, llega a transportar 2160 pasajeros y 680 coches en una travesía, en sus rutas por el Canal. 

A principios de los años 90 también dimos la bienvenida al ferry Van de Loire, que durante más de 10 años estuvo realizando el trayecto entre Santander – Plymouth y la ruta irlandesa Roscoff – Cork  para posteriormente, en 2004, ser reubicado en las rutas del Canal de la Mancha. 

Con sus 161,45 metros de largo, en su interior albergaba 583 camarotes, 2280 pasajeros y más de 550 coches como capacidad máxima para una travesía, llegando a quedarse pequeño en nuestra temporada estival.


El Pont Aven y el Cap Finisterre

Tras despedir al del Van de Loire de nuestras costas españolas, aparece por nuestras bahías del norte de España el ferry-crucero Pont Aven, 184 metros de largo con más de 600 camarotes y capacidad de garaje para 650 coches, incorporándose años más tarde el Cap Finistere, con una capacidad algo menor que el anterior. 

Buques que realizan servicios prácticamente diarios entre España e Inglaterra, con la ayuda del Baie de Seine que está siendo operado por nuestra compañía desde hace menos de 2 años. 

En este artículo no hemos podido incluir a todos los barcos que han formado parte de Brittany Ferries, pero si aquellos que nos han ayudado a marcar la diferencia, en cada uno de los momentos de la historia, con nuestros competidores.


Podemos hablar
Contacta con nosotros llamándo al
942 59 84 71 Llámanos
ó Enviar un mensaje
Responderemos a tus cuestiones lo antes posible
política de privacidad.