logo brittany ferries

The Wild Atlantic Way

Brittany Ferries te invitar a conocer la ruta costera más larga del mundo, "The Wild Atlantic Way", una ruta impresionantemente bella de 2.500 kilómetros a lo largo de la costa de Irlanda. Una ruta inolvidable por tierras irlandesas en la que podrás conocer lugares fascinantes, disfrutar de la gastronomía autóctona y hacer deporte: surf, ciclismo, senderismo, etc.

Irlanda es uno de los mejores lugares para recorrer en coche, son numerosas las rutas que discurren por la isla y todas ellas de una gran belleza. En esta ocasión queremos invitaros a conocer la más larga del mundo, The Wild Atlantic Way.

Se trata de 2500 kms a través de sorprendentes acantilados, bosques llenos de magia, playas ocultas y pueblos de ensueño. La ruta discurre por la costa oeste de Irlanda. Comienza en Inishowen, el punto más al norte de Irlanda y finaliza en Cork, donde podréis embarcar con vuestro vehículo en el ferry Connemara, descansar tras vuestro peregrinaje por Irlanda y llegar cómodamente a Santander.

A pesar de que las guías turísticas de Irlanda recomiendan realizar la ruta de norte a sur, realizar la ruta la inversa os permitirá ver la costa justo a vuestra izquierda sin tener ningún carril que obstaculice la visión de la costa, por lo que es otra opción a tener en cuenta.

Tanto si queréis recorrer la ruta de norte a sur, de sur a norte, o realizar alguno de los tramos, disfrutaréis de una experiencia inolvidable. Incluso es posible obtener un pasaporte en algunas oficinas de correos y turismo de Irlanda. Además de ser un recuerdo de vuestro viaje, en él encontraréis información muy práctica sobre putos de interés en la zona.

Las 6 etapas de la ruta

1) La primera etapa de la ruta, Los Cabos del norte, comienza en la península de Inishowen. Es pura belleza en su estado más salvaje. La magia de la aurora boreal en los cielos invernales, abruptos acantilados formados por la fuerza del Atántico e impresionantes calas son sólo el principio de un viaje inolvidable. No os perdáis El agujero del infierno en cabo Malin, la bahía de Ballymastocker o el faro de Fanad Head.

2) La segunda etapa, La costa del surf, es todo lo que un amante de las olas puede desear, y por ello, surfistas de todo el mundo se acercan a Bundoran. Esta etapa del viaje no es solo para surfistas, en ella podréis descubrir la magia de las cascadas de Glencar, los campos de Ceide o la mítica montaña de Ben Bulben.

3) La costa de las bahías es la tercera etapa de la ruta. Entre los condados de Mayo y Galway, en Connemara, se entrelazan los colores esmeralda, azúl, verde, rojo y dorado. Es un viaje entre mar y tierra, con islas, isletas y fiordos que crean un paisaje único. Tan sólo en la bahía de Clew hay 365 islas e isletas. No podéis dejar de visitar el puerto de Killary y degustar sus famosos mejillones o disfrutar de los mercados y festivales en la colorida ciudad de Clifden.

4) La cuarta etapa de la ruta, La costa de los acantilados, es conocida por los acantilados de Moher. Os sorprenderán las enormes rocas talladas por la fuerza del Atlántico, la gran cantidad de aves que habitan los acantilados y la naturaleza abrupta y salvaje de la zona. No es de extrañar que forme parte de un área de protección especial de la UNESCO.

large view from molls gap16 july 2013 068

Cuaderno de Bitácora